Actualidad Comunal Sociedad y Cultura

“Delivery Social” La olla comun en Casablanca a domicilio

Cuando en todo el país se hace ya habitual la olla común, hoy en día específicamente debido a la pandemia del coronavirus, nuestra comuna de Casablanca no se queda atrás al respecto. Si bien, es verdad que la contingencia hace difícil concentrar personas en establecimientos como lo es para compartir la olla comuna, en Casablanca surgen iniciativas solidarias que buscan ayudar a las personas con una plato comida y a la vez protegerlas de ser expuestas a los riesgos de esta pandemia. Es así como el psicólogo casablanquino Luis Alberto Retamal, está yendo un paso más adelante y junto con otros activistas sociales han puesto en marcha el denominado “Delivery Social” con el lema “ La olla común en Casablanca a domicilio”.

Algo de historia acerca de la olla común en Chile…

Se le denomina en Chile olla común, a la instancia donde participan vecinos y pobladores de un determinado sector, quienes buscan de manera conjunta resolver la necesidad básica de comer. Fue así como la necesidad llevó a la organización de los vecinos y pobladores a recolectar alimentos para cocinar y después ser repartidos en porciones iguales entre los participantes de dicha comunidad. El contexto social se origina principalmente en tiempos de catástrofes, desempleo crítico, extrema pobreza o tiempos de paralización masiva por pandemias como la que hoy estamos siendo afectados. Dentro de todo esto, es cuando surgen estas altruistas iniciativas de ayuda social. En Chile tendríamos como auge de estas iniciativas de olla común, durante la época de la gran depresión entre los años 1930 y1932. En ese tiempo la gran crisis económica provocó elevados índices de desempleo y causo una migración de mineros del salitre del norte de Chile hasta la capital de Santiago, produciendo así grandes números de personas que no tenían como comprar alimentos. Para ellos la olla común constituyó casi única posibilidad de sobrevivencia. También a comienzo de la década de los ochenta, la crisis económica y la forma desigual que se desarrollaba el país en plena dictadura militar, poblaciones emblemáticas como la como en La Victoria, Lo Hermida y La Bandera, fueron centro de conglomeración social que hizo subsistir a gran parte de sus pobladores, gracias a la olla común organizados por sus pobladores.

La solidaridad en tiempos de pandemia

“Delivery social” la olla común en Casablanca a domicilio iniciada por Luis Alberto Retamal en la emblemática Teniente Merino

Su nombre es Luis Alberto Retamal, psicólogo clínico de profesión y activista social desde los tiempos que estudiaba y vivía en los cerros de Valparaíso. Este joven casablanquino que después de prepararse académicamente en Valparaíso, donde además obtuvo su magíster en psicología clínica, opto por radicarse definitivamente en su comuna natal de Casablanca. Hoy está liderando varias actividades sociales, siendo la más reciente la denominada como “Delivery Social” La solidaridad en tiempos de pandemia con la olla común a domicilio en Casablanca. Una especie de olla común a domicilio, donde en conjunto con otros activistas sociales y vecinos de la Teniente Merino, están sacando adelante esta altruista acción de ir en ayuda de los vecinos que por la pandemia, se les ha hecho más difícil su diario vivir.

Diario Ruta Casablanca quiso indagar más acerca de este singular tipo de Delivery y quisimos destacar esta iniciativa de los vecinos de la Teniente Merino. Fuimos y cubrimos esta actividad que se llevó  a cabo este día sábado 25 de julio y hablamos con ideólogo de esta iniciativa el psicólogo Luis Alberto Retamal.

Luis Alberto Retamal y Fabiana Norambuena en la sede Teniente Merino

¿Cómo nace esta idea del Delivery Social? ¿Puede contarnos algo acerca de esa experiencia?

El Delivery social nace a partir de mi experiencia en contextos vulnerables principalmente en playa ancha, esta idea de autogestión con visión y sentido comunitario comienza a desarrollarse a partir del olvido del adulto mayor y la precarización de los recursos municipales en Montedónico. En Casablanca la participación ciudadana y la colaboración dieron la iniciativa para no solo atender a familias vulnerables, sino que a todos aquellos que se encuentran en situación crítica dada la crisis y emergencia sanitaria que estamos viviendo.

El delivery social es una iniciativa de visión comunal que llego como un mecanismo de autoayuda donde principalmente los actores sociales se ponen al servicio de la comunidad para agenciar y potenciar el sentido de barrio generando una participación activa de todos aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad económica.

Me enorgullece nombrar a Sergio Barrientos, activista social de Montedónico ya que tras su larga experiencia barrial logramos entregar alimentos a la comunidad de Teniente Merino y sus alrededores.

Hablando de la emblemática Teniente Merino ¿Cómo se gesta esta iniciativa del “Delivery Social” y cómo fue la experiencia en su primera activad realizada?

Nace por la necesidad, porque la necesidad no espera y no perdona. Como lo dije anteriormente, vengo afortunadamente de haber trabajado como psicólogo y activista social, en sectores difíciles y vulnerables, como lo es el emblemático Montedónico de Playa Ancha, donde tuve la dicha de trabajar y compartir experiencias de barrio con el reconocido dirigente vecinal Sergio Barrientos, hijo ilustre de este sector. Acá en Teniente Merino, lógicamente la realidad es diferente a la de esos cerros de Playa Ancha, pero en lo que es necesidad hoy en día, al igual que en todo Casablanca, hay que ir en ayuda de nuestros vecinos más necesitados.

“Delivery Social”, se me ocurre porque básicamente no podemos permitir que se nos aglomere gente y también porque gran parte de nuestros vecinos que vamos hoy en su colaboración son además adultos mayores a quienes en esta pandemia hay que tratar de protegerlos al máximo. Por eso les llevamos el almuerzo a sus casas.

“Delivery Social” La olla comun en Casablanca a domicilio
Luis Alberto Retamal en pleno delivery social

¿Cómo gestionó esta acción social y cómo fue la colaboración de algunos vecinos con usted?

Primero quiero aclarar que esto nace por una consulta a los vecinos de Teniente Merino, donde todos apoyaron esta iniciativa social. De hecho, la presidenta de la junta vecinos Verónica Ortega, también hace una consulta a los vecinos sí ellos están de acuerdo que yo y Fabiana Norambuena, llevemos a cabo esta acción social. Aprovecho esta instancia de agradecer a la presidenta de nuestra junta de vecinos, porque nos colaboró con su diligencia y confianza en esta olla común denominada como “Delivery social”, en facilitarnos las dependencias de la sede social de Teniente Merino.

¿Quiénes le ayudaron o cooperaron en esta iniciativa social?

Esto es muy lindo porque es increíble como los vecinos y amigos cercanos creyeron en nosotros y en esta “olla común a domicilio”. Partiendo por Fabiana Norambuena, mi fiel acompañante en estas cosas sociales. Ella se ha llevado gran parte de este trabajo. Ayudó en la consulta, en el catastro o listado de los inscritos y hasta a cocinar. Mi amigo Luciano Molina, gran deportista de la Teniente Merino y siempre colaborador en actividades sociales. Yerko Ramírez, otro vecino que siempre está dispuesto a colaborarnos. Karen Sandoval y Paola Balde Pizarro, que ayudaron en concina y en Delivery respectivamente. Además muchos otros que nos aportaron con cosas, como es el caso de Raúl Ramírez y de Marcelo Pozo. Y además hay muchos más que se han comprometido en las próximas actividades tanto en colaborar en terreno como en cooperarnos con cosas.

¿Cómo les fue entonces en su debut del Delivery social?

Excelente. Con decirte que lo que íbamos a repartir y entregar en dos actividades, tuvimos que hacerlo todo en una. Fue una actividad de mucha demanda y eso nos gratifica porque pudimos ir a más vecinos de lo presupuestado en un comienzo.

¿Vienen más repartos de almuerzos y esta iniciativa puede repetirse a otras poblaciones de Casablanca?

Claro que hay más actividades, pues esto recién comienza y mientras exista este estado de alta necesidad, vamos a seguir aportando con todo nuestro esfuerzo en colaborar con nuestros vecinos de Teniente Merino. También se me han acercado dirigentes sociales de otras poblaciones y estamos viendo como hacemos esto mismo en ellas. sin embargo teníamos que partir en nuestra casa, lo cual lo hemos hecho y seguiremos haciendo, pues ahora hay que ver cómo nos coordinamos para ir en ayuda de otras poblaciones.

Reportaje Diario Ruta Casablanca